Que ningún niño se quede atrás

Proyecto de reforma educativa estadounidense de inclusión escolar.

Presentación:

El 8 de enero del 2002, el Presidente George W. Bush aprobó la ley educativa de 2001, Que ningún niño se quede atrás (NCLB, por sus siglas en inglés). Esta nueva ley representa su plan de reforma educativa y contiene los cambios de mayor impacto al Acta de Educación Primaria y Secundaria desde que ésta entró en vigencia en 1965. La nueva ley cambia el papel del gobierno federal en la educación al pedir que las escuelas en los Estados Unidos describan su éxito a base de los que cada estudiante logre.

La Ley contiene los cuatro principios básicos de la reforma educativa del Presidente:

  • Mayor responsabilidad por los resultados;
  • Control y flexibilidad a nivel local;
  • Mayores opciones para los padres; y
  • Un énfasis en las técnicas de enseñanza efectivas y comprobadas.

En resumen, esta ley en asociación con los padres, las comunidades, los administradores y maestros de las escuela busca asegurar que todo niño en los Estados Unidos reciba una educación excelente y que ningún niño se quede atrás.

Para obtener mayor información sobre la ley Que ningún niño se quede atrás, visite el sitio Web, marcando http://www.nochildleftbehind.gov o llame gratis al 1-800-USA-LEARN.

Preparado por:
Departamento de Agricultura de EE.UU.
Departamento de Educación de EE.UU.
Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

Otras secciones relacionadas