PANEL DE INGRESO
Socio:
Clave:
Incribite
Te invitamos a asociarte en forma gratuita para tener acceso a todas las secciones y recursos del portal.
d
d

Aprendiendo a leer y escribir
prácticas evolutivamente adecuadas para chicos pequeños.

Lectura y escritura temprana:

Las relaciones de apoyo entre estos procesos de comunicación llevan a muchos maestros a integrar la lectura y la escritura a la enseñanza en clase (Tierney y Shanahan, 1991). Después de todo, la escritura desafía a los niños a pensar activamente acerca de lo impreso. A medida que los jóvenes autores luchan para expresarse, se enfrentan con formas diferentes de escritura, distintos modelos sintácticos y temas.
Usan la escritura para propósitos múltiples: para hacer descripciones, listas e historias, para comunicarse con otros. Es importante que los docentes expongan a los niños a una amplia variedad de formas de texto, incluyendo historias, reportes y textos informativos, y que los ayuden a seleccionar el vocabulario y  a puntuar  oraciones sencillas que respondan a las demandas de la audiencia y al propósito.
 La escritura a mano ayuda a los chicos a comunicarse efectivamente, por lo tanto, deberá también ser parte del proceso de escritura (Mc Gee & Richgels, 19, ’96). Clases cortas que muestren cómo se forman ciertas letras junto con la  publicación de escritos, dan un tiempo ideal para la enseñanza. Los talleres de lectura y escritura, en los cuales los maestros proveen instrucción individual y a pequeños grupos, pueden ayudarlos a desarrollar las habilidades que necesitan para comunicarse con otros.
Aunque los borradores iniciales de los niños contengan ortografías inventadas, el aprendizaje de la ortografía va a ir tomando una importancia cada vez  mayor en estos años (Henderson & Beers,   1980, Richgels,   1986). Las instrucciones para la ortografía deberán ser un componente importante del programa de lectura y escritura, ya que ésta afecta directamente la habilidad lectora.
Algunos maestros crean sus propias listas de ortografía, prestando especial atención a las palabras con modelos comunes y a las de más alta frecuencia, así como  a algunas personalmente significativas dentro de la escritura de los niños. Las investigaciones indican que el ver una palabra impresa, imaginar cómo se escribe y copiar palabras nuevas, es una forma efectiva de adquirir buena ortografía (Barron, 1980) Sin embargo, aunque el objetivo del maestro sea alentar formas más convencionalizadas, es importante reconocer que hay otros elementos en la escritura además de ortografía y oraciones gramaticalmente correctas.
En realidad, la escritura ha sido caracterizada por Applebee (1977) como “pensar con un lápiz”.
Es cierto que los chicos necesitarán la ayuda de los adultos para dominar las complejidades del proceso de escritura, pero también deberán aprender que el poder de la escritura es el expresar propias ideas en formas que puedan ser entendidas por otros.
A medida que las capacidades de los chicos se desarrollan y ellos hablan con mayor  fluidez,   la instrucción  cambiará el foco puesto en ayudar a los chicos a aprender a leer y a escribir, al objetivo de ayudarlos a leer y escribir para aprender. Así será paulatinamente mayor el énfasis de los maestros en alentar a los chicos para que se transformen en lectores independientes y productivos, en ayudarlos a extender sus habilidades de razonamiento y comprensión para aprender acerca de su mundo. Los maestros van a necesitar ofrecerles material que los desafíe, que les exija a los niños analizar y pensar creativamente y desde distintos puntos de vista.
También deberán asegurarse de que los chicos

  • tengan práctica en la lectura y la escritura, dentro y fuera de la escuela
  • tengan muchas oportunidades para analizar temas, generar preguntas y organizar respuestas escritas para distintos propósitos en actividades significativas.

A lo largo de estos años decisivos, un preciso seguimiento de los conocimientos, las habilidades y la disposición de los chicos para leer y escribir, ayudará a los maestros a preparar mejor una instrucción de acuerdo con lo que están aprendiendo los chicos y la manera en que lo hacen.
Sin embargo, la lectura y la escritura tempranas no pueden ser medidas solamente como una cantidad de habilidades definidas con precisión en pruebas estandarizadas.
Estas medidas a menudo no son confiables o sirven como  indicadores válidos de lo que los chicos pueden hacer en las prácticas típicas, ni son tampoco sensibles a las variaciones del lenguaje, la cultura o  las experiencias de los niños pequeños (Johnston, 1997, Shepard, 1994; Shepard & Smith,   1988).
En realidad, un seguimiento profundo debería basarse en actividades de escritura y de lectura de la vida real y llevar continuo registro de una amplia gama de actividades de alfabetización de los chicos en diferentes situaciones
 Un buen seguimiento es esencial para ayudar a los maestros a preparar la instrucción apropiada a sus alumnos jóvenes y saber cuándo y cómo alguna práctica intensiva en alguna habilidad particular o en alguna estrategia especial, puede ser necesaria. Al final del tercer grado, los chicos tendrán todavía mucho que aprender acerca de la alfabetización. Claramente, algunos estarán mucho más adelantados en el camino hacia la lectura y la escritura independiente que otros. Luego, con una instrucción de alta calidad, la mayoría de ellos podrá decodificar palabras con un grado aceptable de facilidad, usar una variedad de estrategias para adaptarlas a los diferentes tipos de textos y ser capaces de comunicarse efectivamente, con propósitos múltiples, usando puntuación y ortografía convencionales. Pero por sobre todas las cosas, habrán llegado a verse a sí mismos como lectores y escritores capaces, dominarán una cantidad compleja de actitudes, expectativas, comportamientos y habilidades relacionadas con el lenguaje escrito.

Volver al índice del trabajo

Enviado por:
Profesora María Luz Flores
Buenos Aires, Argentina
Integrante del equipo de Berta Braslavsky

Otras secciones recomendadas

  • Sección de integración: Esta sección incluye trabajos y actividades acerca de la educación especial. Patologías y problematicas.
  • Desarrollo evolutivo: Sección dedicada al desarrollo y diferentes patologías del niño desde el nacimiento hasta los 6 años.
  • Recursos literarios: En esta sección encontrarás todo tipo de recursos relacionados con la literatura infantil. Encontrarás juegos, obras de títeres, chistes, poesías, cuentos, colmos, adivinanzas, trabalenguas, modelos de disfraces, recetas y mucho más.
  • Actividades organizadas por áreas de matemática, lengua, juego, expresión, maternal, etc.
  • Temáticas educativas: problemáticas familiares, salud, integración, áreas, etc

Palabras claves - Keywords:

A continuación aparecen algunas palabras claves relacionadas con este trabajo: lectura, escritura, lectoescritura, infantes, nios, leer, escribir.
d

Comenta este trabajo

d d d