PANEL DE INGRESO
Socio:
Clave:
Incribite
Te invitamos a asociarte en forma gratuita para tener acceso a todas las secciones y recursos del portal.
d
d

La familia y las alteraciones del desarrollo infantil

4.2. El papel del entorno familiar ante las alteraciones del desarrollo infantil

Todo estado patológico cualquiera sea su gravedad y su carácter, es percibido por quien lo padece y por su grupo de pertenencia (familia sociedad) como un estado negativo. Las alteraciones están inmediatamente asociadas al sufrimiento, a la debilidad, a la inseguridad, a la ansiedad ante posibles complicaciones futuras y ante las consecuencias del presente, a la amenaza de nuevos sufrimientos, en resumen, a la muerte.

Todo este cúmulo de sentimientos negativos hace que, muchas veces, la enfermedad sea, en principios negada. Esto es así en los casos tan frecuentes de autodiagnóstico y automedicación, minimización del sufrimiento, ocultación o disimulo de los síntomas, optimismo negativo en cuanto al carácter pasajero o de posibilidad de curación espontánea del mal, etc.

El enfermo y sus familiares inmediatos, en actitud cómplice, suelen temer al diagnóstico y al tratamiento y esto los lleva a resistirse a aceptar la presencia de la enfermedad como un hecho óneo.

La actitud de resistencia al trastorno no esta directamente relacionada con el nivel socioeconómico y cultural de los afectados. Cuando el padecimiento es aceptado y se consulta al médico, tanto el sujeto enfermo como su familia espera de aquél seguridad y alivio. La confianza en el terapeuta es fundamental para el desarrollo de la cura. El médico deberá tener especial cuidado en lo que respecta a la anticipación del diagnóstico y a la denominación precipitada de la enfermedad.

La enfermedad de uno de sus integrantes desencadena en el grupo familiar una situación de crisis en cuya resolución el médico desempeña un doble papel: curar clínicamente al enfermo y calmar las ansiedades familiares para lograr una amplia e efectiva colaboración por parte del paciente y de sus allegados. A estos efectos era de gran utilidad el esclarecimiento amplio, sincero, en términos fácilmente comprensivos, del carácter de la enfermedad, su tratamiento y su pronóstico el desconocimiento trae consigo fantasmas de todo tipo y aleja el sentimiento de confianza, entorpeciendo la recuperación del enfermo.

No hay que olvidar que la enfermedad provoca en la familia sentimientos de culpa de carácter inconsciente que puede conducir a comportamientos involuntariamente entorpecedores de la cura. En el caso particular de los trastornos infantiles terapeuta-niño, terapeuta-grupo familiar es absolutamente imprescindibles, ya que los temores infantiles y las ansiedades de los padres (especialmente durante la primera infancia del hijo) se acrecienta notablemente e inciden, a veces con carácter decisivo, en la evolución de la enfermedad si se trata de un padecimiento de tipo corriente, bastará con que el médico desempeñe adecuadamente su función esclarecedora. Ahora bien en el caso de padecimientos muy graves es probable que se precise la asistencia de tipo psicoterapéutico que ayude al grupo familiar a superar la crisis.

Dentro del grupo familiar, las obligaciones y derechos están lejos de una buena clarificación. Los afectos, los temores, los sentimientos de culpabilidad, las angustias y ansiedades, la rivalidad y tantos otros factores que se despliegan en las relaciones interpersonales impiden cualquier tipo de legislación sobre ía del rol y el enfermo.

Uno de los elementos más característicos a tener en cuenta en una situación de crisis familiar por enfermedad de un miembro de la familia es el de la dependencia mutua a lo largo del proceso. El enfermo es débil, y son los otros quienes deben ocuparse de el. La situación de dependencia variará según sea la intensidad y naturaleza de la enfermedad, la personalidad del sujeto afectado, y el rol que desempeña

Inversamente el hecho de estar enfermo proporciona al sujeto ventajas secundarias gratificantes (atenciones especiales, cuidados, mimos, regalos) que, en algunos casos, otorgan una gran satisfacción, con la tendencia consecuente con querer prolongar el padecimiento y retardar la curación.

En otros, por el contrario, el enfermo se siente inconscientemente culpable de su situación o responsable en extremo de la crisis desencadenada en la familia, lo cual le lleva a exagerar masoquistamente la estricta severidad del tratamiento, o a soportar sufrimientos, cuando podría alivianarlos, como modo de mitigar su culpabilidad se da también el caso del enfermo tirano, que utiliza su estado para tener a toda la familia pendiente de sus mas insignificantes reclamos. El niño y el anciano suelen utilizar la enfermedad para revalorizarse ante su ambiente familiar y convertirse en el centro de atención y dedicación.

Otro elemento a tener en cuenta es la regresión psicológica observable en muchos padecimientos como producto de su obligada dependencia en cuanto a alimentación, higiene, medicación.

Es muy frecuente la aparición de comportamientos infantiles, tales como caprichos, impaciencia, exageración de incapacidades, demanda permanente de compañía o distracción.

En el caso de enfermedades prolongadas, pueden producirse conductas de retracción (rupturas de lazos comunicativos) y de introversión (timidez, gusto por la soledad) como forma de evitar posibles molestias y situaciones desagradables a sus seres queridos. También suelen aparecer, en estos casos, el pesimismo, la desconfianza o recelo, y por ultimo, la desesperación, caso limite y peligroso del que el grupo familiar procurará no hacerse cómplice, ya que puede conducir al abandono del tratamiento considerado inútil y al consiguiente empeoramiento de la enfermedad.

Una interacción familiar positiva, basada en el efecto, la comunicación y la conciencia de los limites permitirá una resolución favorable de la crisis. La confianza en el médico, el cumplimiento de sus indicaciones, la conversación esclarecedora, la disipación de dudas y miedos, la ausencia de mentiras u omisiones, la sustitución adecuada de roles funcionales, el amor, la comprensión, en fin, transformaran al grupo familiar en una empresa común cuyo beneficio sera la cura de uno de sus miembros a través del esclarecimiento.

En el caso de la enfermedad mental la familia ejerce una influencia decisiva tanto en la génesis como en la cura de la enfermedad. Numerosas investigaciones psicológicas y psiquiátricas ponen de manifiesto la importancia fundamental aunque no exclusiva de las vinculaciones familiares en relación a las neurosis, la s psicosis, los desordenes del carácter, la inadaptación social, y las adicciones. Según E. Pichon-Riviere, el enfermo mental es, entonces, el símbolo y depositario del aquí y ahora de una estructura social. Curarlo es transformarlo o adjudicarle.

El tropiezo evidente en estos casos es la resistencia del enfermo y de su familia a solicitar la ayuda psicoterapeutica. Se suele tardar en tomar conciencia de la gravedad e importancia de ciertos comportamientos sintomáticos y de la responsabilidad inconsciente que se ha tenido y se tienen respecto de la enfermedad. La consulta al psicólogo, al psicoanalista o al psiquiatra es vivenciada como un reconocimiento tácito de locura, y, por ello, se la evita o se la posterga hasta que el empeoramiento de la situación la torna inevitable.

Es importante por tanto una labor esclarecedora acerca del carácter y variedades de la enfermedad mental y de las muchas posibilidades terapéuticas que ofrece la ciencia actual, capaces de proporcionar soluciones eficaces mediante el tratamiento.

Volver al indice del trabajo

Enviado por
Yeni del Carmen Carvallo Ramos
Lic. Educación Preescolar
Villa hermosa- Tabasco
Mexico

Otras secciones recomendadas

  • Sección de integración: Esta sección incluye trabajos y actividades acerca de la educación especial. Patologías y problematicas.
  • Desarrollo evolutivo: Sección dedicada al desarrollo y diferentes patologías del niño desde el nacimiento hasta los 6 años.
  • Recursos literarios: En esta sección encontrarás todo tipo de recursos relacionados con la literatura infantil. Encontrarás juegos, obras de títeres, chistes, poesías, cuentos, colmos, adivinanzas, trabalenguas, modelos de disfraces, recetas y mucho más.
  • Actividades organizadas por áreas de matemática, lengua, juego, expresión, maternal, etc.
  • Temáticas educativas: problemáticas familiares, salud, integración, áreas, etc

Palabras claves - Keywords:

A continuación aparecen algunas palabras claves relacionadas con este trabajo: familia, alteraciones, desarrollo, alteraciones del desarrollo, síntomas familiares, enfermedad, trastornos, social, sociedad, vínculos, afectos, relaciones.
d

Comenta este trabajo

d d d