PANEL DE INGRESO
Socio:
Clave:
Incribite
Te invitamos a asociarte en forma gratuita para tener acceso a todas las secciones y recursos del portal.
d
d

Estimulacion socioemocional del niño

  • Introducción.
  • Estimulación socioemocional.
  • Desarrollo emocional.
  • Cambios fisiológicos de la emoción.
  • Tendencias del desarrollo Social.
  • Tendencias del desarrollo emocional.
  • Etapas del desarrollo socioemocional.
  • Etapas del desarrollo socioemocional según Jean Piaget
  • Actitudes estimulantes de los adultos que favorecen en los niños un adecuado desarrollo socioemocional.
  • Actividades de estimulación socio- emocional para niños.
  • Conclusión
  • Bibliografía

Introducción

Se presenta a continuación un trabajo de desarrollo socio-emocional cuyo objetivo es determinar cual es el cambio en el desarrollo socioemocional desde el momento de nacimiento, vale decir que la familia representa un espacio fundamental para el desarrollo socioafectivo de los niños; no es una afirmación nueva. En este espacio se crean los primeros vínculos de afecto que condicionarán, en mayor o menor intensidad, el estilo de las relaciones que el niño vaya estableciendo en años posteriores.

Los seres humanos nacen en un mundo social en que las características físicas y patrones conductuales de los/as bebes atraen el cuidado de la gente a su alrededor, en cuanto a los niños/as pequeños/as es universal y un sistema de respuesta innato. De acuerdo con los investigadores consideran que es aproximadamente al cumplir el primer año que los niños y niñas son conscientes de sus estados emocionales, sin embargo otros afirman que estos son capaces de sentir emociones reales desde el momento en que se involucran activamente en su medio: es decir entre dos o tres meses de edad.

Los bebes son capaces de sentir profundamente con todo su ser cualquier emoción aunque no lo pueda expresar ni diferenciar lo que sienten. A partir de estos sentimientos comienzan a elaborar fantasías e imágenes mentales: empiezan rodear toda su existencia de cualquier índole que sea de sentimientos e interpretaciones particulares y gradualmente va asociado cada experiencia con otras y con sentimientos en una vasta cadena de la cual apenas tiene consciencia y con la cual reacciona ante diferentes circunstancias aun de adulto.

Las características de las respuestas emocionales se pueden determinar desde las situaciones en las que ocurren, así como también desde la conducta exhibida. Las emociones positivas se caracterizan por una tendencia al acercamiento. El gozo, la satisfacción, el amor todo esto implican el ser atraídos por ciertos objetos o personas, deseando retenerlos, permanecer con ellos o tenerlos cerca.

Las emociones negativas son de dos tipos principales: temor e ira.

A continuación se presentaran algunos consejos para una buena estimulación.

1. Estimulación socio emocional.

Al nacer un bebe se separa completamente del cuerpo de la madre determinándose importantes cambios biológicos en relación con su existencia anterior, cambios a los cuales debe adaptarse, requiriendo a la madre y de quienes los rodean, una ayuda para que esta adaptación sea satisfactoria. El niño frente a esta separación y situaciones diferentes no solo responde biológica sino “Emocionalmente”, en términos de placer, dolor, ansiedad, excitación. etc. Los bebes son capaces de sentir profundamente con todo su ser cualquier emoción aunque no lo pueda expresar ni diferenciar lo que sienten. A partir de estos sentimientos comienzan a elaborar fantasías e imágenes mentales: empiezan rodear toda su existencia de cualquier índole que sea de sentimientos e interpretaciones particulares y gradualmente va asociado cada experiencia con otras y con sentimientos en una vasta cadena de la cual apenas tiene consciencia y con la cual reacciona ante diferentes circunstancias aun de adulto.

2. Desarrollo Emocional.

Diferenciación de las respuestas emocionales.

Se puede aplicar tanto a un aumento en o liberación de tensión, como a niveles de tensión sostenidos altos, medios y bajos. Debido a que la única evidencia de que existe determinado estado emocional consiste en la conducta observable que caracteriza o resulta de tales estados de tensión o cambios en los estados, tal vez sea mas preciso hablar de respuestas emocionales o conducta emocional, que de emoción.

Las características de las respuestas emocionales se pueden determinar desde las situaciones en las que ocurren, así como también desde la conducta exhibida. Las emociones positivas se caracterizan por una tendencia al acercamiento. El gozo, la satisfacción, el amor todo esto implican el ser atraído por ciertos objetos o personas, deseando retenerlos, permanecer con ellos o tenerlos cerca.

Las emociones negativas son de dos tipos principales: temor e ira. Las repuestas de temor o ansiedad son de naturaleza de alejamiento es decir, quiere alejarse de objetos o personas ofensivas o se quiere apartados de uno.

Las repuestas de ira son de naturaleza de en contra; cuando uno esta irritado o enojado quiere destruir, humillar, lastimas objetos a los o personas ofensivas. En términos muy generales, las respuestas de temor o ansiedad son características del sujeto cuando no se siente capaz de manejar la situación en cuestión, mientras que las respuestas de ira o enojo se asocian con un sentimiento de fuerza, poder y competencia.

Repuestas Emocionales durante la lactancia.

Algunos psicólogos sostienen que la única respuesta emocional identificable en el lactante es un estado de excitación generalizando y que las emociones que uno reconoce como temor, disgusto, enojo y placer evolucionan paulatinamente de esta base primaria, no diferenciada. Sin embargo, si parece haber una secuencia universal de respuestas emocionales que parecen en diversas etapas durante la lactancia. Al completar casi el primer mes de vida el lactante comienza a reír al ver una cara, sea esta extraña o familiar, y cerca de los cinco seis meses comienza a sonreír con máxima frecuencia. No absolutamente necesario que el lactante vea la cara: lactantes ciegos son estimulados de nacimientos son estimulados socialmente también manifiestan la sonrisa prolongada a los seis meses. Entre los cuatro y seis meses, los lactantes comienzan a reír cuando se les hace saltar sobre las rodillas o cunando son súbitamente sorprendidos por la aparición de una cara durante un juego desconocido.

Las repuestas asociadas con la ansiedad tienes a presentarse aproximadamente al mismo tiempo. El ver un extraño puede producir una respuesta de “seriedad”, lo cual podría indicar curiosidad pero también puede ser la primera de temor o tensión. La ansiedad la aparición de un extraño parece alcanzar su grado máximo de los siete a los nueve meses, mientras que la ansiedad al ser separado de la madre u otro prodigador de cuidado comienza a ser comienza a ser notoria a los ocho meses y alcanza su nivel máximo a los diez meses.

Sentimientos.

Los componentes que pueden ser claramente definidos (por ejemplo sentir tristeza por la muerte de un ser querido) o sentimientos vagos (por ejemplo al tener un “presentimiento” se vivencian varios sentimientos, sin específicamente cual los impacta mas ¿Es angustia, miedo tristeza, nostalgia, irritabilidad?...). Los sentimientos se refieren a la conducta afectiva localizada al interior de los individuos.

Conducta emocional o conducta afectiva.

La cual puede observarse en la acción sobre el medio ambiente. Estas dos nos dejan separar fácilmente: por ejemplo un niño a quien se le acerque un perro puede experimentar varios sentimientos (temor, ternura, preocupación, recuerdos de otros perros etc.), y reaccionar con una acción (acercarse, tocarlo, evitarlo, inmovilizarse, etc.).

3. Cambios fisiológicos de la emoción.

El temor y la ansiedad.    

Todos experimentamos tensión y desarrollamos miedos y ansiedad en diferentes momentos. Cada uno tiene un papel de utilidad en lo que se refiere a proteger del peligro a la persona, la naturaleza y la forma que toman el temor y la ansiedad en los niños se relaciona con su periodo de desarrollo. Los temores en respuesta a los ruidos y a los agentes de este, así como a objetos situaciones y personas extrañas van decreciendo con la edad aumentando en la etapa preescolar los temores a la oscuridad, a los seres imaginarios de esta y a estar solos.

Violencia y fantasías infantiles.

Los programas de televisión a menudo se citan como una de las causas principales de temor de agresividad en los niños. La televisión desde luego, es fantasía y no realidad, y existe una interrogante en cuanto a los efectos que tiene la televisión en la conducta de los niños. Los adultos menudo suponen que se les debe enseñar a los niños a disfrutar de la fantasía de violencia. Sin embargo, existe la posibilidad de que los seres humanos estén predispuestos de tal modo que estos encuentran que el observar o pensar acerca de la violencia es estimulante, emocionante e interesante por tanto atractivo. Puede se, entonces, que las fantasías en las fantasías infantiles de forma espontánea; no tiene que ser necesariamente estimulada o instigada por una intervención exterior. La explicación de este fenómeno es bastante simple: la violencia es muy poderosa para despertar excitación; es interesante y emocionante. Todo niño cuya vida ha estado relativamente protegida y libre de tensiones podría desear comprensiblemente provoca una crisis material para animar las cosas a su alrededor.

Ira y Agresión.

Ha habido relativamente pocos estudios acerca de las respuestas emocionales positivas de la infancia (risa, sonrisa, y expresión de amor) y muchos sobre las repuestas negativas, en especial aquellas relacionadas con la ira (un estado emocional). La agresión (conducta dirigida contra otros, a menudo provocada por la ira, y agresividad, (un rasgo destructivo). El temor y la ansiedad han traído también la atención de los investigadores, pero no tanto como la ira y la agresión, debido tal vez a que estos últimos originan mas problemas que reclaman una pronta intervención por parte de los prodigadores de cuidados. Además, las manifestaciones de conducta de ira y agresividad se pueden observar con facilidad y por tanto investigar con más rapidez, mientras que la conducta de separación asociada con temor o ansiedad son muchos menos obvios y pueden pasarse por alto.

Influencias culturales en la agresividad.

Al intentar socializar a los niños, los padres tratan de “extinguir“ los ataques de ira y la conducta agresiva. No obstante, se debe reconocer el hecho de que la libre expresión de las emociones, aun en forma agresiva, es tolerada por la sociedad.

Aprendizaje social y agresión.

La proposición de que la conducta agresiva en los niños es que su mayor parte una respuesta aprendida ha sido el punto focal en el trabajo de los psicólogos sociales desde los comienzos de los años sesenta. El aprendizaje social ha tenido gran influencia. Ellos propusieron que el número o intensidad de las respuestas agresivas implica dos defectos el niño reproduce un nueva respuesta del modelo, y está también el efecto de desinhibición, en el cual la observación del modelo produce el debilitamiento de la inhibición de aquellas respuestas agresivas ya presentes en el repertorio del niño.

Risa y excitación.

La estimulación social es el factor de gran importancia para provocar la sonrisa y la risa. En otro de los primeros estudios sobre el afecto positivo, Catherine Brackett (1934) encontró que la risa ocurría con más frecuencia en situaciones sociales, situaciones en las cuales los niños estaban en mutua interacción. Brackett que en el 85% de la risa en sus grupos ocurrió en ambientes sociales. Además se encontró, que la risa en un niño determinado ocurría cuando ésta existía en otros niños que estaban presentes. La risa fue mucho menos frecuente cuando los niños participaban en juegos a solas. La capacidad de los seres humanos para manejar la excitación aumenta con la edad. Es obvio que los niños que empiezan a caminar tienen más habilidad para manejar la excitación que los lactantes. Además, el gozo de la excitación parece aumentar en proporción a la capacidad para manejarla.

Risa y conocimiento.

Aunque la risa y la sonrisa son respuestas afectivas, también parecen depender de los elementos cognoscitivos. Kreitler y Jreitler (1970) mostraron a unos niños de cinco años de edad pinturas que representaban situaciones absurdas y encontraron que rieron o sonrieron cuando fueron capaces de identificar lo absurdo con critica, la burla, o la curiosidad.

4. Tendencias del desarrollo Social.

Una de las tendencias del desarrollo es que la va de sentimientos y conductas generalizadas de contextos y aceptación o enojo y resistencia a sentimientos y conductas particulares, con matices sutiles provocados por más estímulos.

La emoción más temprana se describe con frecuencia como no especifica. Al mostrar su contexto y armonía con el mundo, al igual que la falta de ellos, el bebe recién nacido pone en juego casi todas las partes de su cuerpo.

Si está contento, se relaja satisfecho o, más adelante se arrulla para expresar su alegría; si esta descontento o con miedo, llora y mueve todo su cuerpo, como si luchara físicamente, a medida que crece va diferenciando sus respuestas al miedo y al enojo al igual que difiere en sus relaciones afectivas con sus progenitores y las demás gentes. Entre más pequeños los niños. Sus manifestaciones y expresiones emocionales son totales y parecen desproporcionadas al estimulo que los causa, es decir acontecimientos insignificantes son vividos con emociones de gran intensidad. A medida que crecen van adquiriendo un autocontrol emocional. Por ejemplo: un niño mayor puede esperar para comer cuando tiene hambre sin llorar desconsoladamente.

5- Tendencias del desarrollo emocional.

Respecto a la conducta del niño con las personas que lo rodean (conducta social) se manifiesta una tendencia que orienta desde una relación dependiente hasta otra mas independientes: otra tendencia que va desde la percepción a si mismo a la percepción aumentada de los demás y una tercera que se refiere a la estimulación gradual de valores de su familia y medio culturales. En el bebe o el niño el desarrollo de actitudes hacia otros cambia a través de procesos, de asimilación y acomodación. La conducta social se va diferenciando, especializando y organizando a medida que el niño va avanzando en edad y adquiriendo experiencias particulares.

El desarrollo social, en cuanto la línea de dependencia a independencia distingue en las dos los niveles físicos y psicológicos se definen dependencia física como la ayuda material por parte de los demás para la satisfacción de la vida en su aspecto físico, y dependencia psicológica como la ayuda cognoscitiva en la adquisición de conocimientos y ayuda emocional en cuanto afectos, atención, tranquilidad y aprobación de una conducta socialmente aceptable.

La independencia física se define como la manera propia de mostrar que dichas necesidades se experimentan y la manera de responder a ellas aceptando lo que el mundo le ofrece. La independencia psicológica es la manera particular de mostrar necesidades satisfacerlas.

El bebe necesita ayuda material de los demás para poder sobrevivir; sin embargo, tiene su patrón propio de sentir hambre o sueño y de evacuar poco a poco aprende a identificar los diferentes datos físicos y a actuar en consecuencia. Nadie puede ser totalmente independiente de los demás. Pero toda persona vive un proceso hacia la independencia o mejor dicho hacia a la interdependencia.

6- Etapas del desarrollo socioemocional.

Al nacer el niño carece de las aptitudes para relacionarse con los demás y sus emociones dependen de las sensaciones propioceptivas e interoceptivas. El sueño la tensión producidas por el hambre, la incomodidad de sentirse mojado, dará lugar a necesidades y displacer, se romperá el equilibrio y el niño reaccionara con llanto y movimientos de brazos hasta ser atendidos, sus necesidades calmadas y restaura su equilibrio.

Durante el primer mes de vida, los comportamientos del niño se caracterizan por momentos de quietud, asociados con sosiego y momentos de inquietud, asociados con las conductas de displacer y desagrado. Estos momentos los vive el niño como una totalidad en donde todo es placer o todo es displacer. El segundo mes el niño ya ha comenzado un proceso de diferenciación entre tu mundo interno y el externo.

7- Etapas del desarrollo socioemocional según Jean Piaget.

El desarrollo psíquico que se inicia al nacer y concluye en la edad adulta se compara con el crecimiento orgánico y consiste en una marcha hacia el equilibrio o a la estabilidad cada vez mejor de ideas y pensamientos (desarrollo cognoscitivo) o de sentimientos relaciones sociales (desarrollo socioemocional).

Toda acción, movimiento pensamiento o sentimiento responde a un móvil. El ser humano ejecuta todos sus actos movidos por la necesidad existe esta cuando algo esta fuera de nosotros mismos ha cambiado, siendo indispensable un reajuste de la conducta en función de esa transformación. Por ejemplo, hambre, fatiga provocarán la búsqueda de alimentos o de descanso; el encuentro con un objeto exterior pude provocar la necesidad de jugar con él o de utilizarlo con fines prácticos, o puede suscitar una pregunta o problema teórico.

Así pues, una necesidad manifestara un desequilibrio que lleva a una acción cuyo fin es satisfacer dicha necesidad; o en otras palabras, restablecer el equilibrio el cual tiene a ser más estable que aquel que existía con anterioridad.

Para Piaget existe un paralelismo constante entre la vida afectiva y la vida intelectual. Para él toda conducta (concebida con la acción que restablece el equilibrio) supone una técnica e instrumentos (la inteligencia y los movimientos) y supone unos móviles y valores finales (los sentimientos). Así pues la afectividad la inteligencia y la felicidad son indisolubles y constituyen los dos aspectos complementarios de toda conducta humana. No existe entonces un acto puramente intelectual y tampoco hay actos puramente afectivos.

Según Piaget, en el momento del nacimiento las acciones del niño son reflejas: el bebe presenta una reacción automática y hereditaria (no aprendida) que corresponde a tendencias instintivas ligadas a la nutrición. Estos reflejos (como el de succión y deglución) se afinan con el ejercicio; así un recién nacido succiona mejor al cabo de 2 a 3 semanas que al principio.

En este periodo se observa también las emociones las emociones primarias ligadas al sistema fisiológico. Los primeros miedos, por ejemplo: pueden estar relacionados con pérdidas de equilibrio o contrastes bruscos en los movimientos.

El la segunda etapa, en la cual se presenta las primeras percepciones organizadas y los primeros hábitos motores, aparecen una serie de sentimientos elementales o afectos perceptivos como los agradable, lo desagradable, el placer y el dolor, así como los primeros sentimientos de éxito y fracaso, dichos fracasos estados afectivos están ligados en esta etapa en la acción propia y no la consecuencia de las relaciones mantenidas con las demás personas.

Un tercer nivel de la afectividad aparece cuando el niño diferencia un objeto y cuando destaca cada vez mas claramente una serie de objetos concebidos con exteriores al yo independientes de él activos vivos y conscientes. Los sentimientos elementales de alegría y tristeza, de éxito y fracaso se experimentan en función de esa objetivización de las cosas y personas iniciándose los sentimientos interindividuales. El primer objeto afectivo que elige la madre, luego el padre, ampliándose posteriormente próximos y comenzando los afectos simpatía y antipatía.

8- Actitudes estimulantes de los adultos que favorecen en los niños un adecuado desarrollo socioemocional.

Hemos mencionado la influencia en el niño de las relaciones impropias que la madre mantenga con el. Vamos a detenernos en las actitudes del adulto (madre, sustituta, padre, hermanos. Etc.) Que van a favorecer un desarrollo socioemocional positivo y sano en el pequeño.

La actitud serena y estable, la forma de interacción, la sensibilidad de que se mantengan frente al niño va a determinar en gran parte de las posibilidades de su desarrollo. El niño además de amor, necesita una autoridad firme y unas normas estables que le proporcionen seguridad; él niño necesita sentirse amado y aceptado. El pequeño necesita sentirse aceptado por lo que es y no por lo que hace; si realiza una tontería, o no lleva a cabo conductas esperadas por los padres, no significa esto que el niño sea intrínsecamente “malo” también se presentan situaciones en las cuales aprende a utilizar un comportamiento para conseguir lo que desea.

Es responsabilidad de los padres fijar las metas que se deben alcanzar y definir que es permitido que es permitido y que no, y es responsabilidad de todos los que interactúan con el niño, respetar hacer cumplir esos límites. La memoria del niño es de corto alcance y por tanto no puede interiorizar muchas normas a la vez.

Las normas ordenan el ambiente. Lo hacen coherente y proporcionan seguridad al niño.

Desde que el niño nace necesita afecto y este puede ser expresado de diversas formas:

  • Háblele: siempre al niño con cariño, mirándolo a la cara, llamándolo por su nombre. No importa que el niño no entienda lo que se dice, lo que importa es que el establecimiento de una comunicación a la cual pronto va a responder con sonrisas y gorjeos.
  • Acarícielo: cuando le hable, le cambie el pañal.
  • Acójalo: siempre que busque atención. En este aspecto es importante tener en cuenta la forma de cómo el niño busca aquella. Hay algunos que para conseguirla patalean, lloran, pegan etc. Hágale saber al niño, suave y a la vez firmemente que lo atenderá cuando se lo pida sin llorar sin golpear, cumpla esto.
  • Celebre: todo comportamiento que considere un éxito o progreso.
  • Mantenga una actitud de simpatía o empatía con el niño: cuando el bebe se sienta alegre ría con el exprésele su entusiasmo; así mismo en sus contratiempos, cuando se sienta triste o malgeniado, hágale comprender que usted entiende esa situación; hágale comprender que usted entiende esa situación.
  • Proporcióneles experiencias: ofrézcales situaciones a los niños bajo las cuales pueda satisfacer sus intereses. Permita que el niño se esfuerce para agarrar el objeto.
  • Si le ha prometido algo al niño, cúmplale, así el aprenderá a confiar en usted.
  • Es importante adaptarse a las condiciones del niño, incorporándose en su juego, sentándose en un banco o en el suelo, con el objetivo de estar a la altura de él.
  • Evite comentarios frente al niño que lo pueda lastimar.
  • Evite medios coercitivos para lograr que el niño obedezca.

El establecimiento de normas y hábitos para cumplirlas va permitir que disminuya los problemas de disciplina. En caso de presentarse alguno, siempre hay una forma mas adecuada que los medios coercitivos físicos y psicológicos.

La madre, especialmente durante los primeros años de vida del niño, es insustituible, ya que el vínculo establecido entre ambos es la base de un desarrollo sano de la personalidad. Si una madre trabaja y no puede cuidar de su niño, debe elegir cuidadosamente a la persona que atienda a su hijo, buscando que esta sea cariñosa, comprensiva, madura, capaz de captar las necesidades emocionales del pequeño, alegre, espontánea, y que sepa brindar la estimulación necesaria y adecuada para un buen desarrollo del niño.

Aplicando el concepto de líneas de desarrollo de Anna Freud, puede considerarse una edad adecuada para entrar al jardín infantil cuando se han cumplido etapas importantes.

9- Actividades de estimulación socio- emocional para niños.

  • Desde la segunda semana cuando levante al niño de la cuna, sosténgalo por un periodo corto en diferentes posiciones, vertical, horizontal un poco inclinado, boca debajo de medio lado, etc. Para que vivencie y responda a diversas sensaciones en equilibrio.
  • Muévase en diferentes sentidos sin salir del campo visual del niño, para favorecer el que siga sus movimientos.
  • Cuando lo alimente sonríale mirándolo a los ojos.
  • Sonría al niño con movimientos afirmativos y rostros de frente y cuando el niño responda, celébreselo.
  • Cuando el bebe muy pequeño lo acaricie. Si le hala el pelo o le hace daños con sus uñas, no lo regañe ya que no tiene una edad adecuada coordinación motriz.
  • A los 8 meses, cuando deje solo al niño, aléjese de el poco a poco hablándole; así, cuando no lo vea escuchara su voz.
  • Cuando el niño llore ante una cara de un extraño evite comentarios que le puedan afectar su auto estima.
  • Desde los 8 meses comience a jugar con el niño pelota.
  • Cuando el niño en la etapa del “no”, mantenga la calma y sea firme.
  • Lleve al niño a dar un pequeño paseo fuera de la casa.
  • Cántele al niño, nárrele cuentos.
  • Evite darle al niño objetos bélicos (como pistolas. Estos juguetes pueden crearle la idea de “matar”.
  • No le de al niño todo lo que desea. Siendo realistas, en la vida no se puede tener todo lo que se quiere (no solo en el aspecto material); por tanto es importante negar algunas cosas que desea.
  • Alce al niño cuando lo alimente, háblele, béselo, acarícielo, sonríale.
  • Evite colocarle al niño ropa que le moleste.  

Conclusión.

Las emociones desempeñan un papel tan importante en la vida, es esencial saber cómo se desarrollan y afectan las adaptaciones personales y sociales. La capacidad para responder emotivamente se encuentra presente en los recién nacidos. La primera señal de conducta emotiva es la excitación general, debido a una fuerte estimulación. Sin embargo, al nacer, el pequeño no muestra respuestas bien definidas que se puedan identificar. Antes de que pase el período del neonato, la excitación general del recién nacido da diferencia en reacciones sencillas que surgieren placer y desagrado. Las respuestas desagradables se pueden obtener modificando la posición del bebé, produciendo ruidos fuertes y repentinos, impidiéndole los movimientos. Esos estímulos provocan llanto y actividad masiva. Por otra parte, las respuestas agradables se ponen de manifiesto cuando el bebé mama. Antes de que los bebés tengan un año de edad, las expresiones emotivas que tienen se pueden reconocer que son similares a la de los adultos y además. Resulta imposible separar todos los aspectos de la socialización del niño. Las influencias dentro de la familia no son unidireccionales sino que son una red donde todos los integrantes de la familia influyen sobre los otros integrantes. Cuando estudiamos los efectos de una relación específica es fácil olvidar el contexto en que se viven, es decir la interacción de influencias.

El entorno familiar es dinámico y de naturaleza transaccional, cada miembro de este sistema posee roles que varían en el tiempo y que dependen de la edad, el sexo y la interacción con otros miembros familiares. La relación matrimonial es especialmente importante ya que su estado influirá directamente sobre el niño.

A su vez, el sistema familiar se incluye dentro de un sistema social mayor que influye sobre todos los miembros de la familiar y sus relaciones (Hoffman, 1995). La familia juega un rol importante como agente socializador, las relaciones que se forman en la infancia determinan muchos de los patrones para la socialización temprana del niño, hoy por ejemplo se reconoce la importancia de la relación que se establece con el padre, los hermanos, abuelos y otros familiares o cuidadores y no como se creía anteriormente cuando solo se reconocía la importancia de la relación con la madre para el desarrollo del niño. A través de esto se otorga la importancia a la familia como una unidad ya que cumple el rol socializador del niño y en la medida en que se creen lazos afectivos significativos dentro de ella, esto va a determinar la futura capacidad del niño para establecer relaciones íntimas y estables. (Papalia, 1997).

Los padres cumplen variadas funciones en relación al desarrollo de la personalidad del niño, en un principio cumplen la función de cuidarlo y satisfacer las necesidades del bebe con el cariño adecuado, luego según el modelo psicoanalista los padres jugaran un rol importante como figuras de identificación ya que según este modelo, los niños interiorizan los valores y normas de sus padres. Por otro lado las teorías del aprendizaje social cognitivo sostienen que es más sencillo ver al padre como modelo que el niño copia, que como figura de identificación ya que los niños imitan los modelos que son acogedores, poderosos y competentes. (Hoffman, 1995). Aunque estas teorías ocupen términos diferentes apuntan hacia lo mismo en cuanto a ver a los padres como figuras de proyección.

Bibliografia.

  • PSICOLOGIA DEL NIÑO Y EL ADOLESCENTE. Robert I. Watson. Henry Clay Lindgren. Editorial México, España, Puerto Rico, Venezuela, Argentina, Colombia. Año (1990).
  • PSICOLOGIA DEL DESARROLLO, de la infancia a la adolescencia. AUTORES: Diane E. Papalia; Sally Wendkos Olds; Ruth Duskin Feldman.
  • PSICOLOGIA, La Ciencia de la Mente y la Conducta. AUTOR: Richard D. Gross.
  • ESTIMULACIÓN SOCIO EMOCIONAL PARA NIÑOS DE 0-2 AÑOS (guía).
  • www.educacioninicial.com
  • www.educacioninfantil.com

Enviado por:
Anileth Caldera
Venezuela Estado Zulia
Socio Nº 597374.

Palabras claves - Keywords:

A continuación aparecen algunas palabras claves relacionadas con este trabajo: socioemocional, desarrollo socioemocional del niño, desarrollo socioemocional, estimulación, estimulación infantil, estimulación integral, estimulación temprana.
d

Comenta este trabajo

d d d