PANEL DE INGRESO
Socio:
Clave:
Incribite
Te invitamos a asociarte en forma gratuita para tener acceso a todas las secciones y recursos del portal.
d
d

¿Con quien dejamos a nuestros hijos?

Cada vez resulta más complicado para las familias poder dedicarse a sus hijos. Muchas madres deciden dejar de trabajar durante un tiempo para dedicarse exclusivamente al cuidado de su bebé. La vuelta al trabajo es habitualmente un auténtico mal trago. Dejar el bebé será una preocupación que acompañará a los padres durante muchos años.
A muchas madres les invade la sensación de culpabilidad; ¿haré bien? ¿se quedará contento en la guardería? (siempre que seas de las afortunadas que encuentran una plaza) ¿estará bien cuidado con la canguro?. En España, un porcentaje muy alto de niños se quedan al cargo de las abuelas y, de hecho, esta es la razón por la que el absentismo laboral de las madres es más bajo que en el resto de los países europeos. Pero aunque sepamos que están bien cuidados y atendidos, siempre existe la duda y el miedo de no dedicarle la suficiente atención.

Tarde o temprano los padres necesitarán encontrar a alguien que se ocupe del niño, tanto si deciden volver al trabajo, como si tienen ganas de disfrutar de unas horas sin la compañía, que resulta muy tierna pero que conlleva muchas responsabilidades, del bebé o el niño. Es obvio que hay que dejar al pequeño con una persona de confianza, sin sentirse culpable ni angustiarse inútilmente, y evitando pensar continuamente qué le puede suceder. El niño tiene que aprender a estar con otras personas de forma gradual y a estar un tiempo sin sus padres: de otra manera cada vez que se produzca una separación obligatoria (guardería, escuela, etc.) podría crearle un trauma y hacer de él un niño inseguro.
La responsabilidad de cuidar al pequeño cuando la madre no está puede recaer tanto en un familiar, como en un allegado o en un canguro. Es evidente que, en cualquier caso, el canguro ha de ser de una confianza absoluta, para garantizar al bebé o al niño una presencia constante y atenta.

¿Pero cuando no puede ser un familiar o amigo, como encontrar un canguro adecuado? El método tradicional de preguntar a los amigos por sus propios canguros resulta complicado, por la dificultad de que sean compatibles los horarios o el barrio. Tampoco resulta cómodo tener que recurrir a buscar por el barrio anuncios en los tablones. Poner uno mismo un anuncio en un tablón del barrio genera inquietud por saber quién se apuntará el número de teléfono, y tampoco garantiza que nadie responda con tiempo para contratar el servicio.
Así que, como para tantas otras cosas, se puede confiar en Internet para buscar posibles canguros. El buscador de Google  permitirá encontrar decenas de webs generalistas con anuncios clasificados de canguros. Pero entre estos resultados es complicado discernir cuales de ellos se adaptarán mejor a las necesidades del que busca un canguro: la información es pobre y llamar a todos los anunciantes queda descartado por el tiempo que requiere.

En Canguro En Casa (http://www.canguroencasa.com) han apostado por una página exclusiva de canguros. La idea es atractiva tanto para el que necesita canguro, por la facilidad de búsqueda en un solo sitio de centenares de anuncios, como para el que quiere trabajar de canguro, que dispone de un espacio especializado dónde darse a conocer. Aquí sólo se encontrarán anuncios e información relacionados con el cuidado de niños y adultos: personas dispuestas a cuidar de los niños, con perfiles muy completos y muy variados: psicólogos/as, estudiantes, profesores/as, madres y padres, etc.  También hay canguros dispuestos a ocuparse de personas mayores que requieran de una especial atención. Muchos de los canguros hablan múltiples idiomas, lo cual resultará muy útil para familias extranjeras o si los padres quieren aprovechar para que el niño practique algún idioma. Y también se ofrecen como profesores particulares, para acabar de completar un servicio muy interesante.

De esta forma, los padres podrán seleccionar los perfiles más adecuados para las necesidades del niño y contactarles directamente. Una opción alternativa que ofrecen en la web es poner un anuncio con el perfil que busco y quién cumpla los requisitos podrá contactar con el anunciante. Todos estos servicios son gratuitos, tanto para padres como para canguros.

Como conclusión, queda confirmado que existen personas muy preparadas y con mucha experiencia para cuidar de niños y adultos, que generan una gran confianza, y que gracias a Internet ahora podremos encontrarlos fácilmente.

Enviado por
Jordi Martin Balot

Palabras claves - Keywords:

A continuación aparecen algunas palabras claves relacionadas con este trabajo: hijos, escuela, cuidado, jardín maternal, guarderías, padres.
d

Comenta este trabajo

d d d