PANEL DE INGRESO
Socio:
Clave:
Incribite
Te invitamos a asociarte en forma gratuita para tener acceso a todas las secciones y recursos del portal.
d
d

Participación de los padres

¿Cuál es la mejor manera de mantenerme activo en las actividades escolares de mi hijo?

Su hijo adolescente le necesita en su vida mucho más de lo que está dispuesto a admitir (a sí mismo o a usted) – aunque quizás quiera que usted esté presente bajo otras condiciones que antes. Algunos padres malinterpretan las señales que sus hijos les dan y se alejan demasiado rápido. Por ejemplo, para los niños de nueve años de edad, aproximadamente el 75 por ciento de los padres reportan un alto nivel o un nivel moderado de participación en las actividades escolares, pero para los jovencitos de 14 años, el nivel de participación de los padres se ha reducido al 55 por ciento. Y en los años de la secundaria, el nivel se reduce aún más.

Los estudios científicos demuestran que los adolescentes se desarrollan mejor en la escuela cuando sus padres participan en sus vidas y que la educación funciona mejor cuando los maestros y los padres trabajan juntos. Aquí les damos algunos consejos para seguir participando en la vida escolar de su hijo:

  • Fije las reglas para su hijo al principio del año escolar. Desde el primer día de clases, asegúrese que su hijo sabe a qué hora usted espera que se vaya a la cama y a qué horas se debe levantar, qué necesita para prepararse para la escuela cada mañana y cuánto tiempo necesita para llegar a la escuela. Asegúrese que él sepa bien a qué horas se le espera durante la semana y en los fines de semana. Asegúrese también que su hijo entienda que usted anticipa que él va a poner su mejor esfuerzo por hacer lo mejor que pueda en la escuela.
  • Infórmese sobre la escuela de su hijo. Entre más sepa, más fácil será ser padre. Pida un manual escolar. Este folleto lo sacará de muchas dudas durante el año escolar. Si su escuela no tiene un manual, haga preguntas. Pregúntele a los maestros o al director: ¿Qué clases se ofrecen aquí? ¿Cuáles clases son requisitos básicos? ¿Cuáles son sus expectativas para mi hijo? ¿Cómo miden el progreso de los estudiantes? ¿Cuáles son las normas y los reglamentos de esta escuela?
  • Infórmese cuáles son los reglamentos escolares sobre la tarea. Es muy importante que usted esté informado sobre los reglamentos escolares que tratan con la tarea, puesto que en el nivel secundario, la tarea es mucho más importante para determinar las calificaciones y resultados de los exámenes que en la primaria. Investigue con los maestros con qué frecuencia encargan tarea y más o menos cuánto se debe tardar su hijo para terminarla. Nunca haga la tarea por su hijo. Sin embargo, asegúrese que él se esfuerce por completar su tarea. (Para obtener mayor información sobre la tarea, vea el folleto del Departamento de Educación de los Estados Unidos titulado, Cómo ayudar a su hijo con la tarea, que aparece en la sección de Recursos)
  • Ayude a su hijo a organizarse. Muchos adolescentes se distraen muy fácilmente. Con tanto que hacer y pensar, no nos debe sorprender. La cantidad de tarea y las actividades extraescolares aumentan al mismo tiempo que ellos están cambiando físicamente, están desarrollando nuevas relaciones y están tratando de independizarse más. Los jovencitos responden a estos cambios de varias maneras, pero muchos de ellos se pierden fantaseando, se vuelven olvidadizos, pierden las cosas y parecen no fijarse cómo corre el tiempo. No es raro que un alumno de secundaria termine una tarea pero se le olvide entregarla.

Algunas escuelas ayudan a sus alumnos a desarrollar destrezas de organización. Otros esperan que usted se las enseñe. No importa el caso, usted puede:

  • Repasar el horario con su hijo para asegurar que no se haya sobreprogramado. Hablen sobre cómo fijar prioridades y dejar ciertas actividades si es necesario, o arreglar el horario para que encajen mejor.
  • Ayúdele a desarrollar buenos hábitos de estudio. Fijen una hora específica para hacer la tarea. Hablen sobre la tarea. Asegúrese que entiende lo que se espera que haga. Asegúrese que tenga un calendario para anotar su tarea, y una mochila con carpetas para acomodar la tarea sin que se le pierda.
  • Ayude a su hijo a comenzar sus trabajos de investigación y otros proyectos mayores llevándolo a la biblioteca o ayudándole a localizar fuentes de información ensitios Web que sean adecuados.
  • Ayude a su hijo a evitar las prisas de último momento al seguir un horario que le permita una buena preparación de antemano para los exámenes y otras pruebas.
  • Trabaje con su hijo para mantener su mochila bien organizada y su cuarto limpio.
  • Mantenga un ambiente en casa que fomente el aprendizaje y las actividades escolares. Aparte el tiempo necesario sin distracciones ni ruidos de televisión para hacer la tarea. Si vive en una casa muy pequeña o muy ruidosa, pida que todos los miembros de la familia tomen parte en alguna actividad silenciosa durante la hora de hacer tarea. Quizás sea necesario sacar a un niño pequeño a jugar en el patio o a otro cuarto.. Si es imposible evitar las distracciones, quizás sea bueno llevar a su hijo a la biblioteca local para que haga su tarea en paz.

Asegúrese que su hijo sepa que usted valora la educación. Demuéstrele que las destrezas que está aprendiendo hoy son parte íntegra de lo que tendrá que hacer como adulto. Permita que le vea leyendo libros, periódicos y utilizando la computadora; preparando informes, cartas, correos electrónicos o listas; utilizando las matemáticas para ajustar las cuentas o midiendo la nueva alfombra; y haciendo cosas que exigen razonamiento y esfuerzo. Hable con su hijo sobre lo que usted hace en el trabajo.

  • Asista a los eventos escolares. Asista a los eventos deportivos, conciertos, reuniones de inicio de año, reuniones de padres y maestros (PTA) y ceremonias de premiación, como los desayunos para celebrar la "asistencia perfecta." Recuerde que muchos adolescentes se sienten incómodos y quieren que sus padres estén presentes pero de lejos. "Ellos quieren que usted esté presente, pero un poco alejados, " explica el maestro Bill Gangl. "Quieren saber que los pueden ver de ladito. En el campo de atletismo, quieren saber que alguien los está viendo desde las gradas." Busque actividades escolares que pueda compartir con su hijo – participando en el día de limpieza del plantel, por ejemplo.
  • Participe como voluntario en la escuela. Si su horario se lo permite, busque maneras de ayudar en la escuela de su hijo. Las escuelas frecuentemente mandan listas de actividades en las que los padres pueden participar. Siempre se necesitan supervisores para los viajes escolares y los bailes. Los comités escolares suelen pedir nuevos miembros y el periódico de la escuela quizás necesite un redactor. Las escuelas generalmente tienen comités que necesitan representantes de los padres. Si su trabajo u otros compromisos le impiden ser voluntario en la escuela, busque maneras de ayudar desde la casa. Por ejemplo, usted puede hacer llamadas a otros padres para informarles sobre alguna actividad escolar o puede ayudar a traducir los materiales que la escuela manda a los hogares de los alumnos.
  • Manténgase en contacto con la escuela y los maestros de su hijo. A veces es difícil mantener el contacto con los maestros de su hijo si tiene varios, pero por lo menos llegue a conocer al consejero escolar y al maestro favorito de su hijo. Entre más visible sea usted, más fácil y frecuente será la comunicación con los educadores. No deje de asistir a las reuniones de padres y maestros. Lea las notas y anuncios que lleguen a la casa.
  • Asegúrese que su hijo tome las clases necesarias para ingresar a la universidad. No es demasiado temprano comenzar a planificar el futuro universitario de su hijo mientras esté en la secundaria. Una carrera de dos o cuatro años de estudios universitarios es cada día más importante para obtener un buen empleo. Las universidades están buscando alumnos y las empresas necesitan trabajadores que hayan tomado ciertos cursos y que tengan una base sólida de conocimientos y destrezas. Los cursos que son importantes para los alumnos que van a obtener una carrera universitaria incluyen inglés, ciencias (biología, química, ciencias naturales y física), historia o geografía, y álgebra y geometría. Muchas universidades también exigen que sus alumnos hayan cursado por lo menos dos años de un idioma extranjero, y varios piden tres o cuatro años de instrucción en un solo idioma. Las destrezas de computación básicas también son esenciales y muchas universidades aprecian la participación en las artes y la música.
  • Supervise el progreso de su hijo en la escuela. Los informes y las notas son una indicación de cómo se está desempeñando su hijo en la escuela. Pero también es importante que usted sepa qué sucede entre cada informe. Por ejemplo, si su hijo está teniendo dificultades con las matemáticas, pregunte cuándo le toca el próximo examen de matemáticas y cuando se lo van a regresar calificado. Así usted podrá enfrentar el problema antes de que se convierta en un problema serio. Llame o mande un correo electrónico al maestro si su hijo no entiende la tarea o si necesita ayuda extra para terminar la tarea.

Volver al índice del trabajo

Palabras claves - Keywords:

A continuación aparecen algunas palabras claves relacionadas con este trabajo: recomendaciones, activo, proactivo, participar, actividades, escolares.
d

Comenta este trabajo

d d d