PANEL DE INGRESO
Socio:
Clave:
Incribite
Te invitamos a asociarte en forma gratuita para tener acceso a todas las secciones y recursos del portal.
d
d

En el Jardn de Infantes

El conocimiento de las formas y funciones de la palabra impresa sirve como fundamento para que los chicos se conviertan en seres paulatinamente ms sensibles a las formas de las letras, los nombres, los sonidos y las palabras. Sin embargo, no todos los chicos vienen tpicamente al Jardn de Infantes con los mismos niveles de conocimiento acerca del lenguaje impreso.
Estimar en qu lugar de su evolucin est cada chico y  construir sobre esa base, una caracterstica crucial de toda buena enseanza, es particularmente importante para el maestro de Jardn de Infantes.
La instruccin tendr que ser adaptada teniendo en cuenta las diferencias de los nios: para aquellos con una amplia experiencia en la palabra impresa, la instruccin extender los conocimientos a medida que aprendan ms acerca de las caractersticas formales de las letras y su correspondencia con los sonidos.
A otros nios con experiencias previas menores, el iniciarlos en el principio alfabtico (que el alfabeto contiene una cantidad limitada de letras y en que estas letras representan los sonidos que componen la palabra hablada), requerir una instruccin ms directa y ms enfocada. En todos los casos, sin embargo, los chicos necesitan interactuar con una rica variedad de palabra impresa (Morrow, Strickland & Woo, 1998).
En este ao crtico, los maestros de Jardn de Infantes necesitan capitalizar toda oportunidad de ampliar el desarrollo del vocabulario de los nios.

  • Una posibilidad es a travs de escuchar cuentos (Elley, 1989; Feitelson, Kita & Goldstein, 1986).
  • Los chicos necesitan estar expuestos a vocabulario de una gran variedad de gneros, incluyendo textos informativos tanto como narrativos.
  • El aprendizaje de vocabulario, sin embargo, no es necesariamente un producto subsidiario, simplemente, de la lectura de cuentos (Leung & Pikulski, 1990).
  • La explicacin de algunas palabras previas a la escucha de una historia est significativamente relacionada con el aprendizaje de nuevas palabras por parte de los chicos (Elley, 1989). Dickinson y Smith (1994) por ejemplo, descubrieron que hacer preguntas predictivas y analticas antes y despus de la lectura produca efectos positivos en el vocabulario y la comprensin.
  • Las lecturas repetidas parecen reforzar an ms el lenguaje del texto y familiarizar a los nios con las diferentes formas en que los gneros estn estructurados (Eller, Papas y Brown, 1988; Morrow, 1988).
  • Comprender las formas de los textos narrativos y de informacin parece distinguir a los nios a quienes se les ha ledo profusamente, de aquellos que no han tenido este contacto (Pappas, 91).

En un estudio, por ejemplo, Pappas descubre que con una mltiple exposicin a una historia (tres lecturas) la reproduccin oral de los chicos se volvi mucho ms rica, integrando lo que saban sobre el mundo, el lenguaje del libro y el mensaje del autor. De esta forma, si consideramos los beneficios para el desarrollo del vocabulario y de la comprensin, tenemos que pensar que hay un fuerte nfasis en una lectura interactiva de los libros de cuentos (Anderson, 1995).
Aumentar el volumen de las estimulantes experiencias de juego de los chicos con buenos libros est asociado con un acelerado crecimiento en la competencia lectora.
En el curriculum de Jardn de Infantes tambin debern tenerse en cuenta actividades que ayuden a los nios a clarificar el concepto de palabra (Juel, 1991).
Grficos de experiencia del lenguaje, que les permitieron a los maestros demostrar cmo la conversacin puede ser escrita, proveen un medio natural para que los chicos desarrollen su conciencia acerca de la palabra en contextos significativos. La transposicin de la palabra oral de los nios a smbolos escritos a travs de los dictados provee una concreta demostracin de que las series de letras entre espacios son palabras y que no todas ellas tienen el mismo largo. Los estudios hechos por Clay (1979) y Bissex (80) confirman el valor de lo que muchos maestros han conocido y hecho por aos.
Los dictados de los maestros de cuentos para nios ayudan a desarrollar la conciencia de palabra, de ortografa y las convenciones del lenguaje escrito.
Muchos chicos entran al Jardn de Infantes con, por lo menos, un mnimo conocimiento de las letras del alfabeto.
Un objetivo importante para el maestro de este nivel ser reforzar esta habilidad, asegurndose que los chicos puedan reconocer y discriminar las formas de estas letras, aumentando paulatinamente la  facilidad y la fluidez (Mason, 1980; Snow, Burns & Griffin,   1998).
La eficiencia de los chicos para nombrar las letras es una manera de predecir sus logros de fin de ao (Bond y Dykstra, 1967; Riley, 1996), probablemente porque requiere la habilidad de recordar sonidos. De acuerdo con la teora del aprendizaje en boga (Adams, 1990), una buena regla es comenzar con las letras maysculas, que se visualizan ms fcilmente, para continuar identificando las letras minsculas. En cada caso, se introducirn unas pocas letras por vez y no muchas, para aumentar as el dominio por parte del alumno.
Para cuando los chicos estn listos para identificar los nombres de las letras, comienzan a conectar letra con sonido. Una percepcin fundamental en esta fase del aprendizaje es que una letra y  las secuencias de letras conforman un mapa de formas fonolgicas. La conciencia fonmica, sin embargo, no es solamente una percepcin solitaria o una habilidad del instante (Juel, 91), lleva tiempo y prctica.
Los nios que son conscientes de los fonemas pueden pensar en manipular sonidos en palabras y hacerlo. Saben cuando las palabras riman y no riman, cundo las palabras empiezan o terminan con el mismo sonido, saben que una palabra como bad est compuesta de tres sonidos /b/ /a/ /d/ y que estos sonidos pueden mezclarse en una palabra hablada. Los libros de rimas populares, por ejemplo, pueden atraer la atencin de los nios hacia modelos de rima y as servir como base para ampliar el vocabulario (Ehri y Robbins, 1992). Usando claves de letras de principio de palabra, los chicos pueden aprender muchas nuevas palabras a travs de la analoga, tomando la palabra bake, por ejemplo, como una estrategia para buscar una nueva palabra, como  lake.
Adems, a medida que los maestros involucren a los nios en escritura compartida, pueden detenerse antes de escribir una palabra, decirla lentamente, extender o estirar los sonidos mientras la escriben. Estas actividades, dentro del contexto de la lectura y la escritura reales, ayudan a los nios a prestar atencin a las caractersticas de impresin y a la naturaleza alfabtica del ingls.

Volver al indice del trabajo

Enviado por:
Profesora Mara Luz Flores
Buenos Aires, Argentina
Integrante del equipo de Berta Braslavsky

Otras secciones recomendadas

  • Seccin de integracin: Esta seccin incluye trabajos y actividades acerca de la educacin especial. Patologas y problematicas.
  • Desarrollo evolutivo: Seccin dedicada al desarrollo y diferentes patologas del nio desde el nacimiento hasta los 6 aos.
  • Recursos literarios: En esta seccin encontrars todo tipo de recursos relacionados con la literatura infantil. Encontrars juegos, obras de tteres, chistes, poesas, cuentos, colmos, adivinanzas, trabalenguas, modelos de disfraces, recetas y mucho ms.
  • Actividades organizadas por reas de matemtica, lengua, juego, expresin, maternal, etc.
  • Temticas educativas: problemticas familiares, salud, integracin, reas, etc

Palabras claves - Keywords:

A continuación aparecen algunas palabras claves relacionadas con este trabajo: lectoescritura, jardn, literatura, alfabetizacin, , escribir, leer.
d

Comenta este trabajo

d d d