PANEL DE INGRESO
Socio:
Clave:
Incribite
Te invitamos a asociarte en forma gratuita para tener acceso a todas las secciones y recursos del portal.
d
d

Equilibrando lo que se sabe acerca del desarrollo del nio y acerca del desarrollo de la alfabetizacin

El ritmo, la rima y la repeticin en los cuentos de Mam Ganso, que fueron primero introducidos oralmente y ms tarde a travs de libros de figuras, inician las aventuras de la alfabetizacin para muchos nios pequeos.
Desde la bien conocida historia  Esta es la casa que Jack edific  (Adams, 1995) hasta La rosa en mi jardn  (Lobel, 1984), y ms all, hacia  Haba una vieja seora que se trag una mosca (Taback, 1997), los nios pequeos empiezan a extender sus memorias auditivas y luego su conciencia visual, en versos que se acumulan, mientras los chicos ms grandes, con habilidades cada vez ms agudas, profundizan y comprenden los problemas  confrontndose con los personajes que encuentran.
Por ejemplo, los nios ms grandes conocen la soledad de Leigh Botts en Querido seor Henshaw  (Cleary, 1984),   el dilema de Catherine, en  Catherine, llamada Birdy (Cushman, 1994),   las estrategias de supervivencia que Eily, Michael y Peggy  emplean en   Debajo del rbol Hawthorn  (Conlon- McKenna, 1990) y la adopcin de una madre en  Sara, fea y alta (MacLachlan, 1986).
Los lectores ms jvenes quieren ver cmo se ven los sonidos.
Chicken soup with rice, (Sendak, 1962) repetida en 12 pginas de calendario, se vuelve familiar.
La cancin y el libro y la visin y el sonido vienen juntos. Dr. Seuss satisface el deseo de los nios por la rima y el canto.

Un programa de lectura balanceado ofrece tanto movimiento como palabras, tal como en la serie de rimas de  Marc Brown, en la alegra de jugar con palabras en  17 reyes y 42 elefantes (Mahy, 1987) y en  Jamberry (Degen, 1983).
Los nios buscan ms diversin con palabras despus de haber ledo libros como stos. Seguramente preguntarn: Oso marrn, oso marrn, ¿qu es lo que ves? (Martins, 1967)  y cantarn el discurso de  Calmate, bebito (Lown, 1997).
Ms tarde, se reirn con la respuesta del personaje a las expresiones idiomticas en la serie de Amelia Bedelia (Parish) y con juegos de palabras, como en  La cama de plumas de Agatha (Deedy, 1991).

La literatura en las vidas de los nios pequeos nutre su desarrollo lingstico.
Los nios que escuchan historias oyen nuevas palabras. Los nios a quienes los adultos leen historias, oyen y ven nuevas palabras. Ambos tipos de nios, seguramente, usarn estas nuevas palabras.
Las rimas, los cnticos como mi nombre es Alicia, son la introduccin oral al mundo de la impresin.
Los chicos se fascinan con estas palabras y con las que son  inusuales como didgeridoo y billibong goo. Y palabras en tandem, como itsy bitsy  y palabras en grupos, como cientos de gatos, miles de gatos, millones, billones y trillones de gatos (Gag, 1928). A los chicos tambin les gustan las palabras que pueden cantar :
Flies in the buttermilk,
Shoo, shoo, shoo
Flies in the buttermilk,
Shoo, shoo, shoo,
Flies in the buttermilk,
Shoo, shoo, shoo

Skip in to my Lou,   my darling. (Quackenbush, 1975)

Los nios quieren cantar el cntico de  El chico del pan de jengibre  (Galdone, 1979) y viajar con el personaje del ttulo de Mrs. Rumphius (Cooney, 1992)  y decidir cmo hacer el mundo ms hermoso.
Quieren or y ver el personaje del ttulo en Ganso (Bangs, 1996)  y aprender acerca de cmo uno descubre las cosas  y producir los sonidos de los animales de  Temprano en la maana en la granja (Tafuri, 1983).
En muchas historias de granjas, como  Barnyard Banter (Fleming, 1994),   los chicos pueden jugar con los sonidos de los establos, y rerse mientras juntan el sonido con las figuras de los animales y las letras.

La literatura ayuda al desarrollo del lenguaje en los nios y fortalece su desarrollo social, moral, emocional y cognitivo.
Ellos estudian las acciones de los personajes y se preguntan cmo pueden actuar en circunstancias similares.
Tambin sienten lo mismo por los personajes y su familia, saborean el coraje de los personajes y se alegran en sus propios descubrimientos.
Ms tarde, los nios podrn lidiar con el dilema moral que enfrenta  Marty en Shiloh  (Naylor, 1991)  y la lucha para sobrevivir de Abel en  La isla de Abel (Steig, 1976).
Nada de esto pasa, sin embargo, sin el desarrollo de las habilidades de lectura. El placer por la lectura aumenta a medida que las habilidades son ms fuertes.

Volver al ndice del trabajo

Enviado por:
Profesora Mara Luz Flores
Buenos Aires, Argentina
Integrante del equipo de Berta Braslavsky

Otras secciones recomendadas

  • Seccin de integracin: Esta seccin incluye trabajos y actividades acerca de la educacin especial. Patologas y problematicas.
  • Desarrollo evolutivo: Seccin dedicada al desarrollo y diferentes patologas del nio desde el nacimiento hasta los 6 aos.
  • Recursos literarios: En esta seccin encontrars todo tipo de recursos relacionados con la literatura infantil. Encontrars juegos, obras de tteres, chistes, poesas, cuentos, colmos, adivinanzas, trabalenguas, modelos de disfraces, recetas y mucho ms.
  • Actividades organizadas por reas de matemtica, lengua, juego, expresin, maternal, etc.
  • Temticas educativas: problemticas familiares, salud, integracin, reas, etc

Palabras claves - Keywords:

A continuación aparecen algunas palabras claves relacionadas con este trabajo: alfabetizacin, lectura, enseanza, desarrollo, progreso, evolucin.
d

Comenta este trabajo

d d d