PANEL DE INGRESO
Socio:
Clave:
Incribite
Te invitamos a asociarte en forma gratuita para tener acceso a todas las secciones y recursos del portal.
d
d

Pescadito" Aprendiz de valiente

En lo ms profundo del mar vive una familia de besugos formada por Pap Besugo, Mam Besugo, Benjamn y Pescadito; Benjamn es an un beb y apenas si sabe nadar, pero Pescadito ha cumplido ya cuatro aos y empezar pronto a ir a la escuela.
- Pescadito - deca mam besugo - la semana que viene empezars a ir a la escuela como los dems pececitos de tu edad.
- ¡Pero si yo no necesito ir a la escuela mam !, aprendo mucho ms cuando me voy a nadar con el abuelo.
- Ya s que aprendes muchas cosas con el abuelo, pero en la clase te ensearn muchas mas y as podrs pronto ser un pez mayor.

Pescadito no pareca estar muy convencido, pero si su mam se lo haba dicho tendra que obedecer.
El lunes siguiente, mam besugo despert a Pescadito mucho ms temprano que otros das.
- ¿ Por qu me despiertas tan pronto? an no ha salido el sol.
- Ya lo s, pero hoy es tu primer da de escuela y tienes que ir bien arreglado para que la maestra no piense que eres un pececito descuidado,

Despus de vestirse, peinarse y tomar un sabroso desayuno, Pescadito se fue a la escuela.
- ¡Buenos das pequeo ! - salud la maestra - sintate ah junto a la Pequea Ostra.

La clase haba comenzado, Pescadito no prestaba demasiada atencin y se dedicaba a hablar con su nueva amiga.
- Yo no necesito estudiar, ya s todo lo que hay que saber sobre el mar, mi abuelo me lo ha enseado.
- Entonces ¿qu haces aqu? - pregunt la Ostra.
- Es que mi mam me lo ha mandado, pero. creo que la voy a engaar y maana en lugar de venir a la escuela me ir en busca de aventuras.
 
 - No debes hacer eso, te podras perder.
- Yo no me pierdo, soy muy listo - dijo Pescadito.
- Y cuando la maestra pase lista y pregunte por t, ¿qu le voy  a decir?
- T le dices que no sabes nada.

Tal y como haba dicho Pescadito, a la maana siguiente cuando se despidi de su mam se fue por el camino contrario al de la escuela en busca de aventuras.
Despus de nadar un buen rato, el pequeo se sinti cansado y decidi hacer un alto en el camino.
- Descansar aqu sobre esta Estrella de Mar que est dormida, espero que no le importe.
Pero cuando la estrella se despert.
- ¿ Qu haces aqu, acaso  has pensado que soy una cama ?
- Lo siento mucho seora estrella pero pens que como estaba dormida no le importara.
- ¡Pues claro que me importa, vamos, vete de aqu ahora mismo !

La primera parada de Pescadito no haba sido muy afortunada, as que decidi intentar descansar en otro lugar.
- Espero encontrar un sitio cmodo donde descansar, tal vez encuentre un Caballito de Mar que me deje sentarme en su lomo..

Pero como el pobre pececito no encontr ningn Caballito de Mar ni ningn otro sitio apropiado para descansar decidi volver a casa.
La vuelta se le estaba haciendo demasiado larga, no recordaba haber nadado tanto, ¿ se habra equivocado de camino..?
- Me parece que me he perdido - se lamentaba Pescadito - eso me pasa por escaparme y desobedecer a mam, ¿ qu voy a hacer ahora ?

Nuestro pequeo amiguito estaba muy asustado, no saba volver a casa y por all no haba nadie a quien pedir ayuda.
Por fin lleg al final del camino y se encontr con la entrada de una cueva.
- ¿ Qu habr en esta cueva ?; tal vez sea un tnel.
 

Pero Pescadito estaba equivocado, no se trataba de un tnel, sino de una verdadera cueva donde habitaban los peores peces del fondo del mar.
- Esto est muy oscuro, pero no importa, no tendr miedo, seguir nadando hasta llegar al final y encontrar la salida.
- No encontrars la salida - dijo un enorme pez negro que pasaba por all - nunca mas podrs salir de aqu.
- ¿ Quin eres ? - pregunt Pescadito un tanto asustado.
- Soy un Bonito Negro, y llevo aqu ya muchos aos, un da entr aqu igual que t, y todava no he conseguido encontrar la salida.
- Pero podemos dar la vuelta y salir por donde entramos.
- No podrs, la corriente no te deja nadar hasta la salida, una vez que has entrado ya no puedes volver atrs.
- Pero si sigues nadando llegars a alguna parte......
- Claro que s, pero no debes llegar nunca, te encontraras con el palacio del Gran Tiburn.
- ¿ El Gran Tiburn......?
- S,   vive ah desde hace mucho tiempo y no permite que se acerque nadie, adems a lo largo del camino hay guardianes malvados que intentarn capturarte.
- No me importa - contest Pescadito - mi abuelo dice que soy muy valiente, y por eso no tendr miedo del  Gran Tiburn.
- Como quieras - contest el Bonito - pero v con mucho cuidado.
- No te preocupes Bonito, no me pasar nada, y no te marches muy lejos porque cuando encuentre la salida volver a buscarte.

Pescadito emprendi el camino en busca de la salida convencido de que sera como jugar al escondite, pero segn iba nadando, la cueva se iba haciendo ms estrecha y oscura.
El pequeo empez a sentir miedo, y decidi coger un trocito de roca de coral por si acaso necesitaba defenderse.
Pasado un buen rato, Pescadito detuvo la marcha.
 

- ¡Uf..., estoy muy cansado !, este camino es muy largo; espero llegar a casa antes de cenar para que mam no se entere de que no he ido a la escuela.
Tan cansado estaba Pescadito que se quedo dormido, pero no le dur mucho el sueo porque fue despertado por unos ruidos muy extraos.
- ¿ Ser el Gran Tiburn quien hace esos ruidos...?, me esconder por si acaso.

Pero antes de que le diera tiempo a esconderse, fue atacado por un enorme Pulpo.
- ¡Sultame ..! - gritaba Pescadito - djame seguir mi camino.
El Pulpo no haca caso de los ruegos de Pescadito; era uno de los guardianes del gran tiburn y quera impedir que el pececillo siguiera adelante.
Los tentculos del Pulpo empezaban a ahogar a Pescadito, tena que intentar hacer algo para salvarse, ¿pero qu...?, fue entonces cuando se acord de la piedra de coral que haba cogido. La sac de su cartera y se la meti al Pulpo en la boca; ste, como si se hubiera tragado una aceituna, empez a toser y al quedarse sin fuerzas solt a Pescadito, que sali nadando a toda velocidad para esconderse entre unos matorrales de algas.
- ¡Qu susto, casi me ahoga !, menos mal que he conseguido escapar, pero de momento voy a quedarme aqu escondido hasta que se marche el Pulpo.
Pasado un ratito, el pececillo decidi salir de su escondite y continuar la marcha.
- Estoy teniendo mucha suerte, espero no volverme a encontrar con ningn guardin ms.
Pero lo que no saba nuestro amigo es que se estaba acercando al final del camino.
- All se ve luz, seguramente es la salida, pero de todas formas andar con cuidado por si se trata de una trampa.
Poco a poco Pescadito se fue acercando a la luz, y se encontr con un gran trono de cristal en una inmensa sala rodeada de bellos tesoros, pero solo uno de ellos le llam la atencin, ¡Era la llave del tnel !  

- Por fin encontr la salida - exclam el joven besuguito - ya puedo salir de este horrible lugar.
Sin pensrselo dos veces Pescadito cogi la llave y empez a nadar hacia la salida, pero cuando casi haba llegado, apareci el gran tiburn.
- Nunca podrs salir de aqu - dijo el tiburn.
- Claro que s, si he conseguido llegar hasta aqu, conseguir salir.
- Nadie ha podido hacerlo hasta ahora.

Pescadito estaba muy asustado, ya no se senta tan valiente como otras veces. No saba que hacer, tan solo poda intentar escapar, pero cuando lo intent, el Gran Tiburn le atac ferozmente hirindole en una de sus aletas.
Afortunadamente su amigo, el Bonito Negro, le haba seguido, y al ver que el Tiburn le atacaba, se puso a luchar con l hasta que consigui,   dndole un fuerte golpe, enviarle contra unos corales en los que qued atrapado.
- ¡Bonito negro...! - deca entre lgrimas Pescadito - me has salvado la vida, muchas gracias.
- Deb enfrentarme con el hace tiempo, pero nunca tuve valor, ahora podremos salir todos de aqu y volver a ser libres.
- Eres muy valiente Bonito, me gustara ser como t cuando sea mayor.
- ¡Pero si tu dices que ya eres mayor !
- Si, pero estaba equivocado; mi mam tena razn, debo ir a la escuela como los dems pececitos para aprender muchas cosas que todava no s.

Por fin Pescadito se convenci de que deba obedecer a su mam, y como haba decidido ser bueno, le cont a su madre todo lo que le haba pasado cuando lleg a casa a la hora de cenar.
  FIN
 
Escrito y enviado por:
Beatriz Lpez Puertas
Madrid.  

Volver al ndice de cuentos

Otras secciones recomendadas

Palabras claves - Keywords:

A continuación aparecen algunas palabras claves relacionadas con este trabajo: pez, pezcadito, valiente, berraco, cuento, texto, reflexin, fabula, relato.
d

Comenta este trabajo

d d d