PANEL DE INGRESO
Socio:
Clave:
Incribite
Te invitamos a asociarte en forma gratuita para tener acceso a todas las secciones y recursos del portal.
d
d

El padre sufre tanto como la madre...

El padre sufre ante la distancia o el dolor de un hijo tanto como la madre.
Los hijos necesitan a su padre igual que a su madre. El lento pero progresivo reconocimiento de estos dos hechos por parte de los distintos estamentos de nuestra sociedad, está produciendo cambios de enorme significación.

El más importante de todos es que los hijos crecen más sanos y equilibrados al ser cuidados y educados por ambos padres conjuntamente, sin que se produzca la sobrepresencia de uno y la atrofia o desaparición del otro. Así, también, habrá menos hijos que queden medios huérfanos, ante la ruptura o la no conformación de su pareja parental. La mujer tiene más tiempo para hacer su vida, al no tener que hacerse cargo con exclusividad de su prole y los hombres disfrutan participando en la crianza de sus seres más queridos. La sociedad les reconoce, al fin, la posibilidad de tener sentimientos paternales de igual  profundidad y utilidad que los maternales.

Tal vez algunos dirán, que hay muchos hombres que no tienen ninguna intensión de cuidar hijos. Pues sepan que hay muchas mujeres que no tenían, ni tienen intención de pasarse la vida entre pañales, mamaderas y guardapolvos, y sin embargo las obligamos a hacerlo; diciéndoles que por ser mujeres tenían que ser madres y hacerse cargo de sus hijos. Y las consecuencias de esa falacia trajo mucha infelicidad a todos sus partícipes.

Ya hay leyes y jueces, aquí y en el mundo, que reconocen que el superior derecho de los chicos es "mantener contacto directo con ambos padres de manera regular"

En la Carta de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas - que nuestro país reconoce como propia - el derecho a conservar la relación con sus dos padres es prioritario. Cada vez son más los padres que de hecho o por resolución judicial, comparten el cuidado y la atención de sus hijos. En los países escandinavos, en Inglaterra y pronto en Francia los padres tienen licencia por paternidad, porque el Estado mismo reconoce la importancia de que establezcan un fuerte vínculo con el recién nacido.

Durante muchos años, se pensó que por los hijos sólo sufría la madre, hoy sabemos que esto no es así y que los modelos culturales heredados obligaban a ellas a exagerar sus afectos y a los hombres a reprimirlos. Tal vez tengamos diferentes formas de expresar nuestros sentimientos y nuestra preocupación; pero el sufrimiento, la perdida o el distanciamiento de un hijo desbastan al ser humano cualquiera sea su género. En este milenio los hombres reivindicamos nuestro derecho a sentir, la mujeres el de razonar y es, entre ambos, que debemos proteger el derecho de los hijos a ser criados por sus dos padres.

Jorge Luis Ferrari
Licenciado en Ciencias de la Educación y autor del libro:
"Ser padres en el tercer milenio"
Ed. Del Canto Rodado, Mendoza, Argentina, 1999.
http://padres.ifrance.com

Otras secciones recomendadas

Palabras claves - Keywords:

A continuación aparecen algunas palabras claves relacionadas con este trabajo: padre, madre, relaciones de pareja, pareja, matrimonio, dolor, angustia, malestar, sociedad, familia, hombre, mujer, divorcio.
d

Comenta este trabajo

d d d