PANEL DE INGRESO
Socio:
Clave:
Incribite
Te invitamos a asociarte en forma gratuita para tener acceso a todas las secciones y recursos del portal.
d
d

La biblioteca escolar

La biblioteca escolar representa un espacio idóneo para que el niño o la niña descubran el placer de leer.

La biblioteca, entendida como un espacio amplio y acogedor, con unos fondos actualizados y diversificados (libros, revistas, publicaciones periódicas, monografías, vídeos, CD-ROMs, etc.), con una apertura diaria en horario amplio (lectivo e incluso extraescolar), con personal competente que ordene, oriente y dinamice y un profesorado sensibilizado que anime a la lectura, constituye un espacio idóneo (y no el único, claro está) para que se produzca el deseado encuentro entre el niño o la niña y el libro. Es el lugar adecuado para que los niños pongan en práctica los distintos perfiles de la lectura: su lado placentero, su labor informativa y su vertiente de aprendizaje.

La biblioteca escolar, por otra parte, ofrece otros perfiles que se deben tener muy en cuenta: es compensadora de desigualdades, en cuanto que todo su contenido se encuentra al alcance del colectivo de niños que acuden a la escuela de procedencia social muy diversa. Ofrecen nuevas posibilidades a aquellos que carecen de una pequeña biblioteca personal y que tampoco encuentran en casa un clima cálido para la práctica de la lectura.

Es un espacio civilizador, en donde se comparten tiempos, silencio y lectura.

Es también un centro de dinamización cultural del colegio. De la biblioteca escolar pueden y deben partir iniciativas culturales que se proyectarán a todo el centro: exposiciones, publicaciones, campañas, semana del libro, conmemoraciones literarias, etc.

La biblioteca puede convertirse así en un espacio ejercitador de la responsabilidad y la cooperación si un grupo del alumnado colabora activamente en las tareas de gestión de la misma, desarrollando las labores propias de un bibliotecario o bibliotecaria, o se vive como un espacio compartido para llevar a cabo búsquedas documentales o aprender el manejo de fuentes diversas.

Fin de la biblioteca escolar.

El fin de la biblioteca escolar consistiría en recoger a los alumnos que están fuera de clase por determinadas circunstancias: ausencia del profesor, impuntualidad, etc. En este caso, el fondo de la biblioteca escolar carece de importancia. Todo se resuelve en asegurar la presencia de sillas, y procurando que "los del fondo" no molesten. Pero caben además otras respuestas a la pregunta planteada sobre los fines.

Si se responde diciendo que se intenta con ello "promover la lectura literaria", podemos intuir cuál será la orientación del fondo y de quién dependerá su desarrollo. En el mejor de los casos, el área de Lengua y Literatura hará de la biblioteca su espacio natural. Los materiales que la constituyan permanecerán, en su mayoría, a la disciplina de Literatura, y los libros se pondrán a disposición de los alumnos en la hora del recreo, en su tiempo libre o para que se los lleven en préstamo a casa, que es el
espacio donde se han desarrollado, tradicionalmente, los hábitos de lectura literaria.

Si en lugar de ello la respuesta fuera del tipo "la biblioteca es un instrumento o herramienta necesaria en todas las áreas curriculares", y por tanto su objetivo es contribuir con sus recursos a la mejora del trabajo del docente en sus prácticas didácticas y favorecer el aprendizaje de los alumnos.
Además de Literatura, la biblioteca tendría que reunir otros documentos: libros informativos, música, vídeos, diapositivas, mapas, ...

Estarían representadas en ella todas las disciplinas, optativas y troncales, favoreciendo la aportación de los expertos en cada materia bajo la supervisión del equipo de la biblioteca, que con su visión de conjunto permitirá establecer un equilibrio en lo que respecta a la colección.
La disponibilidad de estos documentos sería además permanente.

Si a los fines señalados se incorpora la idea vertebradora de que "la biblioteca escolar debe contribuir a la corrección de las desigualdades", poniendo a disposición de los alumnos más desfavorecidos un conjunto de recursos materiales y humanos que permitan elevar sus expectativas de éxito escolar, llegamos a la conclusión de que la colección de la biblioteca escolar la constituyen los materiales y quienes los ponen a disposición del alumnado, lo difunden y los dinamizan. Hay que hablar, pues, de recursos materiales e intelectuales.

Y avanzando más, cabe señalar que si a los objetivos curriculares de la biblioteca escolar añadimos que puede ser un espacio para el desarrollo de la cultura y la curiosidad, para el encuentro informal y la diversión, nuestra visión del fondo se suele ver enriquecida con otros materiales, como revistas, juegos, CD-ROMs, información sobre ocio, guías de viaje...

Otras secciones relacionadas

Palabras claves - Keywords:

A continuación aparecen algunas palabras claves relacionadas con este trabajo: lectura, biblioteca, literatura, libros, revistas, buenas prácticas, buenos hábitos, leer, escuela, colegio, jardín, institución, instituto, recuros.
d

Comenta este trabajo

d d d