PANEL DE INGRESO
Socio:
Clave:
Incribite
Te invitamos a asociarte en forma gratuita para tener acceso a todas las secciones y recursos del portal.
d
d

Agentes que pueden favorecer el hábito lector

Las encuestas  y sondeos ofrecen resultados desalentadores en lo que se refiere a los índices de lectura de la población en nuestro país.

Estas mismas encuestas ratifican que los niños y niñas van abandonando la práctica de la lectura a medida que van creciendo. La ecuación podría enunciarse así: " a más edad, menos lectura ".

Haciendo un repaso de los agentes que pueden favorecer la consecución y generalización del hábito lector entre la población infantil y juvenil podríamos señalar los siguientes.

Los padres:

De ellos se espera que realicen acciones ejemplarizantes. Si dan ejemplo leyendo un libro, un periódico o una revista; acuden a la biblioteca pública,   al teatro, etc.; Visitan exposiciones y museos; van con sus hijos a librerías, están sentando unas bases sólidas para que sus hijos, que van creciendo, lo hagan rodeados de un halo cultural sumamente positivo.

Educando la sensibilidad y estimulando la imaginación, habrá más posibilidades de apreciar el libro y  la lectura.

La escuela y el instituto:

Pueden generar acciones que conduzcan a apreciar mejor la lectura, a aproximarse a los libros sin complejos. La etapa escolar será la del encuentro del alumno con la biblioteca; las lecturas en voz alta del profesor; las recomendaciones y presentaciones de libros; el establecimiento de relaciones directas entre sucesos de actualidad y libros que amplían esa información, aportados a su debido tiempo; las actividades de búsqueda documental y de tratamiento de la información; el disfrute de todas las posibilidades que brinda la biblioteca escolar, descubiertas con sensibilidad.

Todo ello envuelto en una atmósfera de pausa y descubrimiento, donde la libertad de elección y la lectura placentera sean objetivos en sí mismos.

 Las distintas administraciones relacionadas con el tema:

Tienen la responsabilidad de ofrecer los medios adecuados y tomar las decisiones precisas que conduzcan a una mayor presencia del libro en la sociedad. Así pues, deberán realizar aportaciones más generosas para que las bibliotecas escolares y públicas estén bien dotadas y tengan aseguradas la renovación de su fondo; habrá de poner en marcha programas que lleven a un mayor y mejor uso de las bibliotecas; diseñarán campañas de sensibilización de la sociedad en general para que exista una auténtica demanda social del libro y de las bibliotecas; formarán a personal competente y preparado que las dinamice, mejorando en todo lo posible la red de bibliotecas públicas.

Los autores, ilustradores, editores, libreros.

Se les sigue pidiendo un esfuerzo para elaborar productos cada vez mejores, más atractivos y a precios más asequibles. A las librerías, por su parte, se les demanda una adecuación de espacios en los que los pequeños puedan hojear los libros cuando acuden con sus padres y madres para elegirlos y comprarlos.

Los medios audiovisuales como principales competidores.

Los medios audiovisuales, y en especial la televisión, consumen muchas horas diarias del ocio de niños y niñas, y también de los jóvenes. Por ello, una mayor presencia de los libros en los medios ayudaría a conseguir nuestro objetivo, tanto como el ejemplo que podrían dar muchos de los personajes públicos que en ellos aparecen.

El cine, la radio y la televisión pueden actuar también como estimuladores de la lectura: los programas, documentales, películas, etc. permiten llevar a cabo un análisis, y pueden incitar a los niños y niñas a profundizar en sus lecturas sobre un tema
determinado.

Mariana Cánepa
Prof. Nivel Inicial
Capital Federal

Otras secciones relacionadas

Palabras claves - Keywords:

A continuación aparecen algunas palabras claves relacionadas con este trabajo: buenos habitos, buenas prácticas, lectura, literatura, libros, librerías.
d

Comenta este trabajo

d d d